entretenimiento educativo

El autismo es una discapacidad desconcertante que dura toda la vida. Y aunque no se sabe la causa ni la cura ni tampoco un tratamiento verdaderamente eficaz, éste puede ser tratado; y esta evidenciado que los niños con autismo pueden progresar significativamente cuando tienen la oportunidad de accesar servicios adecuados en las etapas tempranas del desarrollo.  Cuando los padres tienen apoyo y conocen como entender y manejar adecuadamente  la condición de su hijo o hija con autismo, no sólo lo ayuda en su desarrollo sino que logra continuar con una vida familiar placentera y gratificante para todos.   Sabemos que una de las características usuales en los niños con autismo es su preferencia por el juego  solitario y las actividades repetitivas. No muestran interés de jugar con otros niños ni responden adecuadamente a los cambios de rutina. Por eso es importante exponerlos a experiencias de juego.

Si recordamos nuestra infancia, entenderemos cuan importantes fueron los juegos en los que entonces participábamos.  No sólo se disfruta de momentos agradables y divertidos, sino que  los juegos fomentan el aprendizaje de  conceptos y destrezas que fomentan las relaciones sociales.

Los juguetes y las actividades de juego no sólo son para entretener, sino para estimular, educar y  desarrollar las diversas destrezas físicas, intelectuales y emocionales que permiten al niño convertirse en un adulto capaz.

Para ayudar en el desarrollo de las destrezas, debe exponerse a los niños a diferentes tipos de experiencias de juego durante su desarrollo:

  • Juegos exploratorios que le permitan aprender acerca de ellos mismos y su mundo a través de los estímulos sensoriales y motores que reciben;
  • Juegos manipulativos para el desarrollo de coordinación y destrezas manuales, así como conceptos de tamaño, peso, texturas y temperatura;
  • Juegos imaginativos o simbólicos- la imitación y el juego de roles, así como imaginar y pretender, son importantes para desarrollar una autoimagen positiva, comprender lo que nos rodea  y desarrollar mejores destrezas sociales.

Los estímulos que el cerebro reciba a través de los sentidos deben lograr despertar la curiosidad e interés del niño con autismo en el mundo y las personas que lo rodean;  al tiempo que lo asombran, lo entretengan, deben poder enseñar las destrezas y conductas que le permitirán entender y responder a su medio ambiente.

El aprendizaje es un proceso continuo, progresivo y evolutivo y el juego es el medio natural por el que el niño adquiere los conceptos y destrezas que le permiten desarrollar su óptimo potencial humano.  El aprendizaje perdurable se obtiene de las vivencias que forman las experiencias de cada persona dando sentido, propósito y  significado a la relación que establece con todo lo que le rodea.  El juego como método de enseñanza  o intervención, logra que los niños asimilen de una manera más fácil los procedimientos  de las actividades de la vida cotidiana.

No deben presentarse todos los juguetes al mismo tiempo porque disminuye la atención y la concentración resultando entonces en una experiencia confusa.  De la misma forma las actividades de juego deben ser cortas y variadas para evitar el aburrimiento y no fomentar el apego obsesivo al objeto o a una rutina única.

Aviso: Todo el material contenido en Autismo.pr tiene como propósito informar. Ninguna información aquí contenida deber ser utilizada para fines de diagnóstico o tratamiento, o en sustitución de una consulta con su médico.